XXXVI Jornadas por la Paz Distrito Sur.

  PARA LEER PROGRAMA HACER CLICK AQUÍ

LA PAZ, CUESTIÓN DE DERECHOS

Estamos tan influidos por el mundo de la imagen publicitaria que nos rodea, que la palabra paz automáticamente la asociamos con una paloma, a poder ser blanca. Y aguardamos su vuelo, con la rama de olivo en el pico. Pero la paz no solo es ausencia de guerra con armas reales. Y, aunque estas jornadas por la paz nacieran del rechazo a una guerra real, y, aparentemente, lejana (muestra del espíritu de solidaridad internacional que siempre estuvo en nuestros barrios del Sur), sabemos muy bien que hay violencias en las que no vemos los cuchillos o las pistolas, al igual que hay robos que solo se ven en un ordenador.

No puede haber paz cuando hay personas, vecinas nuestras, que no pueden comer si no es con la ayuda de los comedores sociales. No podemos hablar de paz si muchas familias, aun teniendo trabajo, no llegan a fin de mes con dignidad. Hay violencia cuando la amenaza del desahucio, del corte de luz, del frío, están cerca. No puede hablarse de paz, de ausencia de violencia, ante niños y niñas que no pueden aprovechar los recursos educativos porque llegan al colegio sin haber descansado bien, sin haber desayunado bien y con la tensión vivida en sus hogares cotidianamente. Violencia es buscar dinero rápido y fácil, con locales de juego, aprovechando la vulnerabilidad de los más jóvenes.

No podemos pintar palomas de la paz mientras no consigamos que la sociedad asuma como propio el respeto a las opciones de vida de las personas que nos rodean, y la defensa de las más débiles.

Pero también, en estas Jornadas, debemos reivindicar nuestra dignidad. El distrito sur tiene derecho a una imagen positiva. Que la denuncia de la pobreza, de los derechos vulnerados, no se convierta en un arma arrojadiza que ponga una etiqueta negativa a las personas que aquí viven y que han demostrado, siempre, estar dispuestas a la cooperación, a la solidaridad y a la reivindicación constructiva.

Hoy somos más conscientes que nunca, estas jornadas siempre lo han sido, de que vivimos en un único mundo y que muchos de nuestros problemas de desigualdad, pero especialmente el derecho a un medio ambiente sano, sol se pueden solucionar globalmente.

Seguiremos, un año más denunciando, construyendo nuestros pequeños espacios de paz, sintiendo el apoyo de la gente más cercana y diciendo bien alto y claro.

NO HAY PAZ SIN DERECHOS. CONSEJO DE DISTRITO SUR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *